Colegio Juvenal Rendón

 

En esta institución se desarrolla diariamente una rutina bastante dinámica para los niños. Es un mundo diminuto y vivo, donde los niños se encuentran trabajando en amplios salones, cada un haciendo algo diferente.

 

La mayoría trabaja en mesas de trabajo adecuadas a la estatura de cada niño, otros colocan un pequeño tapete en el suelo, en el cual ordenadamente colocan sus materiales.

 

Se siente movimiento, actividad, se oyen voces, niños vienen y van, traen y llevan distintos objetos, algunos frágiles, otros pesados; se observan unos a otros aparentemente sin hacer nada, pero en el inconsciente están fijando imágenes, palabras, actitudes que suceden a su alrededor, como pequeñas esponjas absorbiendo cada detalle de la vida diaria en ese ambiente preparado especialmente para su pleno desarrollo.

 

Algunos trabajan solo, de esta manera descubren sus habilidades, sus limitaciones, sus preferencias, así como el tiempo que necesitan para dominar alguna actividad, que se les ha mostrado previamente. Otros encuentran un compañero con sus mismos intereses, y ritmo de trabajo, forman pequeños grupos de dos o tres estimulándose unos a otros.

 

Todo se realiza con el propósito de brindar al niño la mejor motivación que favorezca a su aprendizaje

 

El horario de entrada es a las 8:30. A esta hora los niños realizan una actividad fuera del salón durante 15 minutos para despejar su mente y entrar al salón con la mejor disposición de aprender.

 

Los lunes durante estos 15 minutos generalmente se rinden honores a la Enseña Nacional.

 

Al llegar al salón (8:45) formamos un circulo. Esta rutina sirve para saludarnos, al mismo tiempo que juntos formamos el calendario lo que ayuda a que el niño se aprenda el día, la fecha y el clima del día que estamos trabajando, así mismo, se toma asistencia.

 

Esta rutina la utilizamos para enseñar a los niños canciones, poemas y los niños comparten ideas y algún objeto que haya traído de su casa.

 

A las 9:30 cada niño escoge material de trabajo.

 

En el sistema Montessori el material es de vital importancia ya que ha sido creado para desarrollar la capacidad del niño al máximo. Así mismo, encontrara actividades que lo llamen al trabajo y que al transcurso del tiempo lo lleve a lograr una vida independiente.

 

El Amiente esta dividido en 6 Areas

Vida practica, Sensorial, Lenguaje, Matemáticas, Cultura y Arte.

 

  • Vida Practica:

Los ejercicios para la vida práctica están ideados para enseñar al niño a actuar en su propio medio, instruyéndolo respecto a como debe hacer frente a las cosas que lo rodean.

 

  • Sensorial:

Los ejercicios sensoriales se relacionan con el desarrollo y el refinamiento de los cinco sentidos, agudizando por lo tanto el intelecto y el dominio del niño y preparándole para los ejercicios más avanzados. El niño aprende tanto, usando sus manos y su mente.

 

  • Lenguaje:

El desarrollo del lenguaje es también una parte integral del proceso de aprender a leer y a escribir. Jamás puede recalcarse demasiado la importancia del buen lenguaje, porque es el medio por el cual el niño se hace comprender, conocer y entender. Da al niño una sensación de igualdad con sus semejantes además de facilitar el aprendizaje futuro.

 

  • Matemáticas:

El entrenamiento sensorial es de gran importancia en el aprendizaje de las bases aritméticas. Montessori tiene una extensa variedad de materiales para este propósito, permitiendo así que el niño se familiarice con los números a una edad temprana, cuando es más sensible a este tipo de experiencia.

 

El niño a temprana edad tiene una mente muy lógica y se interesa por la secuencia y el orden en su vida diaria. Esto continua en su aprendizaje subsecuente de aritmética, permitiéndole aprender con “facilidad y entusiasmo”. La característica fundamental de nuestro sistema de números es el sistema decimal. Como contamos por decenas todos los materiales sensoriales primarios se limitan a series de decenas hasta que el niño tiene un conocimiento perfecto de las unidades.

 

  • Cultura y Arte:

En los ejercicios de arte el niño desenvuelve su habilidad para crear pintando, iluminando, recortando, pegando y esto ayuda al desarrollo de la psicomotricidad fina, pre-escritura, concentración y maduración.
(Todas estas áreas deben de estar siempre en optimas condiciones para mantener el interés del niño.)

 

El punto de unión entre el material y el niño es la guía quien dará el material correspondiente de acuerdo al interés y necesidades de cada niño y continua como un observador, dispuesto siempre a guiar y dirigir, manteniendo siempre el entusiasmo del niño por trabajar, sin inferir los esfuerzos del niño por instruirse. De este modo, notaremos que el niño tiene una personalidad que esta tratando de ampliar, tiene iniciativa, escoge su trabajo, persiste en él, lo cambia según sus necesidades internas, no evade esfuerzos, sino más bien va en busca y se encuentra gozoso a los obstáculos que esta dentro de su capacidad de superar.

 

La maestra (guía) permanece silenciosa y pasiva en una paciente expectativa, casi reprimiéndose para anular su propia personalidad, a fin de que el espíritu del niño pueda expansionarse libremente. Pone a disposición de los niños el material para trabajar y los observa y guía.

 

Los niños toman un refrigerio a las 10:15 y al terminar salen a recreo por un espacio de 30 minutos durante los cuales la guía observa su habilidad para jugar libremente en el patio.

 

Antes de finalizar el día de trabajo la guía les cuenta un cuento, se discute en clase y los niños se preparan para regresar a casa.

  • El niño que vive con gentileza, tocará manos gentiles.
  • El niño que es comprendido, llega a ser alguien que comprende.
  • El niño que vive con paciencia, aprende a esperar por las cosas.
  • El niño que es enseñado a sonreírle a la vida, es aquel que sonríe y canta.
  • Cuando los niños encuentran aceptación es otra manera de aprender.

    Y los niños que son muy amados darán amor en retorno.